A la izquierda – el enigma de las tranquilas calles de l’Eixample Esquerra.

Ambiente en la calle: residencial, moderno, comercial, liberal, gay-friendly.
Famoso por: sus edificios octogonales, la Universidad de Barcelona, el Parque Joan Miró, la plaza de toros convertida en el centro comercial Las Arenas, su zona gay-friendly (más conocida como el ‘Gaixample’).
A la izquierda – el enigma de las tranquilas calles de l’Eixample Esquerra.
  • Seguro que visitar las mansiones modernistas del Passeig de Gràcia es lo primero en lo que pensaréis si se trata de actividades culturales, pero l’Eixample Esquerra ofrece mucho más. La Rambla de Catalunya es una elegante calle en la que se puede combinar perfectamente el ir de tiendas con tomar algo en su paseo peatonal. En la Gran Vía están los hermosos edificios de la Universidad de Barcelona, cuyas zonas interiores como los jardines están abiertas al público. También hay varios cines y teatros en la zona. Para descansar del ajetreo de la ciudad, proponemos un paseo por el Parque Joan Miró. Alternando entre arena y zonas verdes, es una zona ideal para pasear al perro, por lo que aquí se pueden ver razas de todo tipo. Aquí está expuesta ‘Dona i Ocell’ (“Mujer y pájaro”).

    Lugares de interés cercanos

    Dos de los edificios más visitados de l’Eixample Esquerra están en el Passeig de Gràcia y se encuentran uno al lado del otro: son la Casa Batlló, que parece de otro mundo y la Casa Amatller. Casa Batlló es una de las casas diseñadas por el arquitecto catalán Antoni Gaudí que están en el Passeig de Gràcia (la otra es La Pedrera). Es un paradigma del diseño modernista, su fachada recuerda a la piel de un reptil y es especialmente memorable cuando le da el sol y sus chimeneas son una de las imágenes más fotografiadas de Barcelona. Casa Amatller fue diseñada por el arquitecto Puig I Cadalfach y construida para el maestro chocolatero Antoni Amatller.

    Los amantes del arte deben visitar la Fundación Antoni Tapies, creada por el artista catalán a mediados de los años ’80 como una muestra del arte contemporáneo. Ahora sirve de centro cultural y museo homenajeando al artista. No te lo pierdas, mira hacia arriba para sorprenderte con ‘Núvol i cadira’ (“Nube y silla”), la polémica construcción que adorna su techo es un revoltijo de alambres que representa el perfil de las nubes. Se le considera el primer edificio modernista de Barcelona.

    Salir a comer

    En l’Eixample Esquerra hay restaurantes para todos los gustos y bolsillos. El Cinc Sentits cuenta con una estrella Michelín y está en lo alto de la lista. Su secreto es usar los mejores ingredientes para creaciones de cocina contemporánea inspirada en los platos tradicionales de Cataluña. Si podéis gastar un poco más de lo habitual el Tragaluz es un atractivo restaurante escondido en un pequeño callejón del Passeig de Gràcia. Sirven los mejores platos de cocina mediterránea moderna en una preciosa villa del siglo XX.

    Un lugar auténtico es La Bodegueta en la Rambla de Catalunya. Podéis disfrutar de la comida en la zona peatonal al aire libre pero el ambiente que se vive dentro del bar no tiene desperdicio; probad las tapas acompañadas por una botella de vino a buen precio. Otra opción muy conocida para tomar tapas es La Flauta, está justo detrás de la Universidad de Barcelona en el Carrer d’Aribau. Si sois vegetarianos probad Amaltea. El restaurante cuenta con más de 20 años de historia y ofrece un ambiente relajado y menú al medio día.

    La vida nocturna

    L’Eixample Esquerra ofrece muchas opciones de bares y clubes por la cercanía a la universidad y no todos son exclusivamente pensados sólo para estudiantes o el ambiente gay (en las calles Villarroel, Casanova y Consell de Cent encontraréis muchos locales para la comunidad gay). Uno de los clásicos es Espit Chupitos, famoso por ofrecer más de 500 tipos de chupitos – a algunos de ellos incluso les prenden fuego en el bar. Es genial para comenzar la noche. Si disfrutáis tomando cócteles os gustará el Dry Martini, un lugar de culto en Barcelona gracias a la música tranquila, el servicio muy atento y sus espléndidos cócteles (aunque no son baratos). Otro bar de cócteles excelente es el Milano, cercano a la Plaça Catalunya. Aunque su nombre no lo indique ofrece un ambiente cubano y una gran selección de cócteles preparados con profesionalidad y servidos por camareros vestidos con elegancia.

    Si aún queréis seguir conociendo la noche de l’Eixample Esquerra, el club Mojito es ideal para disfrutar con la música latina. Durante el día se dan clases de salsa en la planta superior y por la noche, el lugar se convierte en todo un espectáculo de gente moviéndose al ritmo de la salsa, la samba, el merengue y la bachata. Otra institución de l’Eixample es el club La Fira con su excelente zona de baile. Es en realidad una feria con carrusel, espejos y hasta te pueden leer las cartas mientras tomas un vodka con coca-cola.

¿Tienes una opinión sobre este barrio? ¿Alguna pregunta sobre tu estancia en él?

Deja tu comentario y en seguida nos pondremos en contacto contigo. Para obtener más información sobre nuestro enfoque en cuanto a los comentarios en el sitio, por favor lee nuestra política de publicación. Por favor, contáctanos por teléfono o e-mail si tienes más preguntas sobre ello.