¿Quieres cambiar de aires? Ven y conquista Montjuïc.

Ambiente en la calle: cultural, natural, deportivo, relajado.
Famoso por: las maravillosas vistas, las Fuentes Mágicas, el museo de arte MNAC, el museo Joan Miró, el Poble Espanyol, el Estadio Olímpico, una colección única de cactus, un castillo polémico.
¿Quieres cambiar de aires? Ven y conquista Montjuïc.
  • El legado de instalaciones deportivas que dejaron los Juegos Olímpicos de 1992 sigue latiendo en Montjuïc. Si os entusiasma la idea de probarlas, preparad vuestros bañadores y aprovechad las Piscines Bernat Picornell, justo al lado del estadio principal. No importa la época del año en la que vayáis ya que cuentan con una piscina al aire libre y otra cubierta. En el Estadio Olímpico se suelen organizar conciertos, revisad el programa por si hubiera algo durante vuestra estancia.

    Si estáis en Barcelona durante el verano, os gustará la experiencia de una sesión de cine al aire libre que se organizan en el antiguo foso del Castillo de Montjuïc. Colocan una pantalla enorme en los muros y se proyectan películas en versión original de las que podréis disfrutar bajo el cielo estrellado. ¿Os imagináis una manera más maravillosa para disfrutar de una buena película?

    Lugares de interés cercanos

    Montjuïc está lleno de lugares de interés y resulta difícil nombrar sólo algunos. Los amantes del arte disfrutarán con los museos, el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) alberga una muestra del arte catalán del último milenio. Y la Fundació Joan Miró expone cientos de cuadros y esculturas del artista.

    Los jardines son otra atracción del lugar. El enorme Jardí Botànic se encuentra en lo alto de la colina por lo que no muchos turistas llegan a visitarlo. Los floridos jardines Laribal con sus bonitas fuentes son un lugar ideal para disfrutar de un relajado picnic descansando del sol a la sombra de los árboles. El jardín de cactus o Jardins Mossèn Costa i Llobera situado en la parte sur, está protegido del frío viento del norte y nos ofrece la vista sobre el puerto. Aquí florecen cientos de cactus de diferentes formas y colores aunque muchos habitantes de la ciudad o turistas ni saben de su existencia.

    El Poble Español nos ofrece un entretenido viaje por los pueblos de España – se trata de una exposición a tamaño real donde podremos disfrutar de la arquitectura, la artesanía y la cocina de varias regiones del país. También es conocido como la “Ciudad de los Artesanos” ya que aquí encontraremos más de 40 talleres, incluyendo uno de los dos únicos hornos de soplado de vidrio que quedan en España. También encontraréis los regalos más originales en el Poble Espanyol.

    Salir a comer

    La zona de Montjuïc no es realmente una zona para gourmets o para los que buscan la vida nocturna de Barcelona (aunque seguramente ya os lo imaginabais). Aún así hay algunos locales que merecen ser mencionados. Si la idea es parar a comer para seguir la ruta, lo mejor será planear el día muy bien para que el camino coincida con el lugar donde comeréis. El distrito es muy amplio y las distancias resultan ser más largas de lo que parece.

    El restaurante del hotel de 5 estrellas Miramar es sin duda el mejor de la zona, sus instalaciones se encuentran en la parte este de Montjuïc. El lujoso restaurante Forestier ofrece una variada selección de menús mediterráneos tradicionales y de degustación y el atentísimo personal sirve los platos en un entorno único. Es una opción ideal nada exorbitante para una cena romántica. Otro lugar que recomendamos es El Xalet, también desde aquí disfrutaréis de las mejores vistas de la ciudad. Algunos visitantes opinan que las vistas compensan la modesta cantidad de comida en los platos – algo que debéis tener en cuenta si pensabais comer en gran cantidad.

    La influencia del Modernismo en la ciudad llega hasta Montjuïc. El restaurante La Font del Gat se encuentra por debajo del museo Joan Miró y fue diseñado por el maestro modernista Josep Puig i Cadalfach. Aquí sirven un menú al medio día a buen precio y en un ambiente encantador. Por si el nombre del restaurante os diera curiosidad, buscad la fuente que se encuentra en un lugar muy inesperado.

    Si estáis cerca del castillo, aprovechad el paseo de 20 minutos por el Camí del Mar y llegaréis a la Caseta del Migdia, un sitio secreto de Barcelona que alberga un restaurante al aire libre donde se sirve un plato único incluyendo carne hecha en la barbacoa. El ambiente relajado se mueve al ritmo de la música en vivo y hay una zona de picnic donde los niños disfrutan a sus anchas.

    ¡O también podéis hacer lo que hace la gente local! Preparad un picnic y buscad la zona que más os guste entre todos los jardines. No hay mejor sitio para disfrutar de las vistas con un trozo de tortilla acompañado de Cava servido en vasitos de plástico.

¿Tienes una opinión sobre este barrio? ¿Alguna pregunta sobre tu estancia en él?

Deja tu comentario y en seguida nos pondremos en contacto contigo. Para obtener más información sobre nuestro enfoque en cuanto a los comentarios en el sitio, por favor lee nuestra política de publicación. Por favor, contáctanos por teléfono o e-mail si tienes más preguntas sobre ello.